La joven acusó al presidente del Centro de Estudiantes “EA”, Thiago Sábato, de abusar sexualmente de ella el pasado 8 de noviembre. Se radicó la denuncia en el Gabinete de Delitos Contra la Integridad Sexual de la DDI La Plata.

Este viernes renunciaron los consejeros académicos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata luego de conocerse la denuncia por abuso sexual.

Explicaron en un breve comunicado que “Algunos de nosotros tenemos cargos representativos dentro del Centro de Estudiantes, del Consejo Directivo y de la FUA y, aunque nos parezca poco serio renunciar a los mismos ya que fuimos elegidos por medio del voto popular de nuestros compañeros de facultad, tomamos la decisión de renunciar a los mismos ya que nos parece INADMISIBLE llevar adelante un cargo bajo el nombre de una agrupación que intentó encubrir los hechos denunciados.”

La grave denuncia penal contra el presidente de la Agrupación Estudiantes de Abogacía (EA), Thiago Sábato, fue radicada el día de ayer.

La denunciante, quien se mantiene reserva de identidad, explicó a través de un texto publicado en las redes sociales, las circunstancias en las que fue atacada sexualmente por Sábato. El hecho ocurrió durante las elecciones estudiantiles del 2019.

La víctima era militante de Estudiantes de Abogacía, CED que ganó la conducción 2020 y en el cual el acusado fue elegido como presidente ese 8 de noviembre.

La joven reveló que militó durante toda la jornada y que, al final del día, pidió quedarse a dormir en un espacio cultural ya que era tarde para regresar a su casa sola.

Según consta en la denuncia, en ese momento Thiago Sábato habría perpetrado reiteradas insinuaciones sexuales contra la estudiante y hasta se acostó a su lado. Ante las negativas de ella, el presidente del Centro de Estudiantes habría continuado acosándola a punto tal que le habría llegado a tocarle los senos y besarla sin consentimiento, para luego masturbarse y eyacular sobre ella.

La denunciante explicó que en ningún momento se sintió contenida por la agrupación estudiantil (EA) y que desde ese espacio muchos de sus integrantes tuvieron “actitudes contrarias a la sororidad y al acompañamiento a víctimas violencia de género que pregonan en volantes y charlas”.

Luego de la viralización de la noticia, apartaron a Sábato del CED y los consejeros estudiantiles renunciaron a sus cargos y emitieron un comunicado:

“Aunque nos parezca poco serio renunciar a los mismos ya que fuimos elegidos por medio del voto popular de nuestros compañeros de facultad, tomamos la decisión de renunciar a los mismos ya que nos parece INADMISIBLE llevar adelante un cargo bajo el nombre de una agrupación que intentó encubrir los hechos denunciados.”

Por su parte, la vicepresidenta publicó un descargo a través del grupo de Facebook repudiando los hechos cometidos por el entonces presidente de EA.

“En mí carácter de vicepresidenta del centro de estudiantes y sobre todo de mujer, manifiesto mi repudio hacía las acciones de Thiago Sábato y hacia los dirigentes de la agrupación. Reafirmando mí apoyo hacia la compañera, con quien me solidarice desde el momento en que ella decidió contarme”, escribió Jazmín Barandica y prosiguió:

“Como mujer, cuando tome conocimiento de los hechos, tuve la intención de que las decisiones que se tomaran en la agrupación sean otras. Lamentablemente las personas responsables de la misma, decidieron manejarse de la manera que es de público conocimiento, no correr a Thiago de su puesto como presidente hasta que esto se hiciera público.

Considero que en una situación así, no solo se debe brindar acompañamiento tanto psicológico, legal y compañero, sino que se debe llevar a cabo la desconstruccion del patriarcado en cada rincón donde transitamos. Debería haberse apartado del cargo a quien corresponde, y asistirlo con talleres sobre masculinidades y perspectiva de género. Mientras, claro esta, se llevara a cabo el proceso legal correspondiente.
Ya que considero que solo apartando del espacio a este tipo de hombres sólo se lo deja libre para que pueda repetir lo mismo dentro de otros espacios. Es necesario que se replanteen estas prácticas lamentablemente tan vigentes dentro de nuestra sociedad, y se generen los espacios en donde se discutan y se deconstruya al macho.

A modo personal, hago pública mí renuncia (la cual ya fue presentada a los dirigentes de la agrupación) al cargo de vicepresidenta de la jursoc. Presentando la misma formalmente a donde corresponda, el miércoles a mi regreso de viaje.

Reitero como hicieron mis compañeras en una publicación anterior, que quienes deberían renunciar, son ellos”.

El caso está bajo investigación de la UFI 1 a cargo de la fiscal Ana Medina.