Compartilo:

El “Diez” decidió desmentir una información que circulaba en las redes que lo anunciaba como nuevo técnico del “Lobo.

La noticia explotó en las últimas horas y la ciudad de La Plata vive conmocionada: ¿Diego Armando Maradona puede transformarse en el nuevo entrenador de Gimnasia de La Plata?

Mientras su abogado y mano derecha Matías Morla negocia con las autoridades del “Tripero”, los rumores circulan cada vez con más potencia y el “Diez” decidió utilizar su cuenta de Instagram para cortar con una publicación que indicaba que ya había acordad su arribo a la entidad.

“Muchachos, me parece que jugar con la ilusión de los hinchas no está bien. Yo todavía no me reuní con nadie, ¿Ok? ¡Les mando un abrazo!”, escribió en sus redes acompañando la publicación con la captura de un falso posteo que lo mencionaba como flamante técnico.

“¡Bienvenido a la manada, Diego! Diego Armando Maradona es el nuevo técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata. El “10” firmó contrato por un año con el lobo”, anunciaba esa falsa información de una cuenta relacionada a la institución platense que hasta usó una vieja foto de Maradona firmando un papel para darle mayor impulso a la noticia.

Minutos más tarde, utilizó la cuenta de Twitter de su abogado Morla para ampliar las declaraciones: “Yo estoy operado hace muy poco. Con la gente de Gimnasia tuve contacto con ellos ahora. Que me haya puesto otra vez por mis logros lejanos o porque por ahí son maradoneanos es una cosa muy linda. Muy tierna. Que me llega al corazón. Acá estoy con el tordo… ¡Estamos bárbaros! Dicen que no me puedo mover…”.

Acompañado por el cirujano Diego Eyharchet, alimentó la ilusión de llegar a La Plata. “¿Estoy para dirigir o no? A toda la gente del Lobo, acá”, lanzó mientras golpeaba su pecho y se paraba para dar unos breves pasos alentado por su médico.

Durante las últimas 24 horas, Maradona decidió apoyarse en sus redes sociales para emitir su versión oficial en torno a la posibilidad de convertirse en el sustituto del “Indio” Darío Ortíz. “Hola a todos, quiero aclararles que yo no recibí, ni rechacé, ninguna propuesta de equipos argentinos, como andan diciendo. No tuve contacto oficial con ningún club. Estoy bien de salud y por supuesto que sería un honor para mí dirigir en mi país. Siempre me gustaron los desafíos. Le mando un abrazo a todos”, escribió ayer sobre el tema.

El campeón del mundo en 1986 cuenta a sus 58 años con seis experiencias como director técnico en su currículum: entre 1994 y 1995 estuvo al frente de Mandiyú y Racing, los únicos dos clubes que comandó en el fútbol local. En el 2008 volvió a tener actividad como entrenador cuando fue designado como autoridad del plantel de la selección argentina y hasta dirigió durante el Mundial 2010. Las siguientes aventuras fueron en el exterior: Al-Wasel en la temporada 2011/12 y Al-Fujairah en 2017/18 en los Emiratos Árabes Unidos.

Hace unas pocas semanas debió dejar su cargo en el Dorados de Sinaloa mexicano del ascenso de ese país, institución a la que estuvo cerca de guiar hasta la máxima categoría. Sus problemas de salud lo obligaron a abandonar el puesto para volver a Argentina, donde fue operado de la rodilla derecha.

Si bien Diego asegura que no mantuvo una reunión con nadie, en las últimas horas tuvo un contacto mediante una aplicación virtual con Gabriel Pellegrino, presidente de Gimnasia. El “Diez” agradeció el interés y la máxima autoridad del “Lobo” le reiteró las ganas de tenerlo al frente del plantel en cualquiera de las formas disponibles (entrenador, técnico a distancia o manager)

Horas más tarde, Diego almorzó con Morla, quien le brindó detalles de la oferta salarial, la extensión del contrato propuesto y la chance de que no esté presente en todos los entrenamientos de Gimnasia, ya que su presente físico se lo impide.

Eso sí, a su lado deberá estar un técnico de renombre para suplir su ausencia. En las próximas horas se acoplará el empresario Christian Bragarnik al cónclave Morla-Maradona.

Por el momento, Carlos Fernando Navarro Montoya, Jorge “Coco” San Esteban y Sebastián Méndez son los nombres que circulan para secundarlo. El “Gallego” es el más experimentado como técnico y “maradoneano”.