El Gobierno y los sindicatos docentes estarían cerca de pactar un acuerdo salarial, en vista a la reunión del miércoles por la paritaria nacional que tendrán en el Palacio Pizzurno el ministro de Educación Nicolás Trotta y los jefes de Ctera, UDA, Sadop, AMET (técnicos) y CEA. En caso de consensuar, las clases empezarán el lunes, como está previsto. No se habilitará la cláusula gatillo.

Apenas termine la reunión en la cartera educativa de la Nación los representantes del gobierno bonaerense y del Frente de Unidad Docente (FUD) se reunirán en una mesa técnica salarial que se realizará en la Casa de la Provincia, Capital Federal. “La paritaria nacional se aprecia más vinculante que nunca”, resumieron desde el bloque sindical a BAE Negocios respecto a posibles definiciones que no estiman para su sector en el mismo rango que lo otorgado por suma fija a los estatales bonaerenses.

De los reclamos planteados por el FUD a Provincia en materia de remuneraciones, el único resultado concreto se apuntó en que la suma adeudada por la variación salarial que debían percibir en diciembre, se abonará el 12 de marzo como anticipó este diario. En principio, para disgusto inocultable del sector gremial ese monto se iba a pagar en abril.

Sobre la mesa definida para el encuentro entre los ministros de Hacienda Pablo Lópéz; de Trabajo Mara Ruiz Malec; y de Educación, Agustina Vila; con los secretarios generales de Suteba, FEB, Sadop, Amet y Udocba está previsto para las 18.30 en Callao 237. Los funcionarios de Kicillof pretenden lograr un acuerdo con los maestros que permita el comienzo de clases el 2 de marzo, y aguardan que primero la Nación fije un piso salarial.

Cumplido el capítulo de la mesa técnica, el gobierno provincial convocará a la paritaria, donde luego se efectuará la primera oferta de suba salarial. Hace algunas horas el propio gobernador Kicillof consideró que “está bien” que los docentes le “exijan más” que a la gestión anterior y destacó que para su gestión “la educación es algo prioritario”. En tanto los sectores de izquierda que forman parte de las estructuras sindicales de maestros y profesores apuntan a que las cúpulas gremiales “no ponen el énfasis necesario para recuperar los salarios en la mesa de discusión”.

En revisionismo corto el mandatario provincial eligió la faz política de la mesa paritaria docente para considerar que “después de cuatro años donde los docentes fueron muy agredidos, además de perder condiciones laborales” el foro de discusión recuperó la consideración y respecto por los trabajadores.

“Se dijeron en estos cuatro años cosas muy equivocadas sobre la educación pública, como que caías en la escuela pública, o que los gremios eran prácticamente mafiosos”, apuntó.

Kicillof expuso que los maestros califican las reuniones con su gobierno “como positivas”, porque para él y para su administración “la educación pública es algo importantísimo y prioritario”.

“Obviamente, hay una situación de recursos y de endeudamiento que está sin resolver. Los representantes sindicales lo saben. Como han perdido y han sido tan atacados, quieren recuperar (el salario)”, manifestó.