Un fiscal lo imputó por un hecho ocurrido cuando jugaba en Liverpool, de Uruguay, hace 3 años. El volante fue trasladado desde el hotel donde concentra River a los Tribunales de Asunción, donde declaró y fue liberado.

A 24 horas del partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa Libertadores entre River Plate y Cerro Porteño​, un fiscal paraguayo ordenó la detención de Nicolás De la Cruz. El futbolista uruguayo fue llevado a una dependencia de los Tribunales de Asunción, primero, y ante el juez Alcides Corbeta, donde declaró durante menos de una hora, pagó una fianza de 8.000 dólares, fue liberado y volvió al hotel Bourbon, donde está alojado el plantel de Marcelo Gallardo.

El volante está imputado por una presunta agresión a policías de este país ocurrida en 2016, cuando jugaba para Liverpool de Uruguay la final de la Copa Libertadores Sub 20 contra San Pablo. El uruguayo fue denunciado por un suboficial de la policía de Paraguay por agresión luego de un tumulto.

El actual mediocampista de River integraba en ese momento el plantel del Liverpool y fue acusado por el suboficial Fabián Antonio Olmedo Galeano, luego de una pelea en la que participaron otros cuatro jugadores del equipo uruguayo, el 14 de febrero de 2016, en el estadio Defensores del Chaco.

Un alto dirigente de River aseguró que la citación “está pendiente desde 2016 y nunca se había notificado al jugador” y que De la Cruz -incluso- pasó varias veces por la frontera “sin problemas”.

Esto fue corroborado por la Dirección General de Migraciones del Ministerio del Interior de Paraguay: “Esta dependencia no tiene registrada ninguna notificación oficial emanada del Poder Judicial, a través de la Corte Suprema de Justicia, o del Juzgado Penal de Garantías interviniente, acerca de una orden de captura librada contra los ciudadanos extranjeros Diego Nicolás de La Cruz Arcosa, Emanuel Franco González Da Luz, Lautaro Valentín de Amores Espino, Oscar Nicolás Cáceres Núñez y Santiago Laport Trinidad”.

El presidente de Boca se defendió en Fox Sports. “No tengo nada que esconder. Me subí al avión para Paraguay a las cuatro de la tarde y a las siete estaba volviendo a Buenos Aires. Fui a ver un hotel que puedo llegar a comprar y tomé un café con Alejandro Domínguez (titular de la Conmebol). Hablamos sobre lo que pasó con Argentina en la Copa América, nada importante. Acá siempre se dicen cosas”, dijo Angelici en un mensaje de texto que leyó el periodista Martín Liberman al aire.

Como parte del apoyo que recibió De la Cruz, Nelson Pipino cuevas, ex jugador de River, acercó al abogado y ex diputado paraguayo Oscar Tuma para que le brinde asesoría legal, más allá de la que ya está recibiendo desde el club (a través de Gonzalo Mayo e Ignacio Villarroel). “Sospechamos que todo esto que está pasando con De la Cruz viene por parte de Cerro Porteño, que pudo haber movido algún tipo de contacto. Dio la coincidencia que el jugador tenía una orden de detención y esperaron a que se instalara en el hotel para proceder”, dijo Tuma.

Tuma apuntó directamente contra el dirigente Ariel Martínez. “Es el fiscal más influyente del país, fue el presidente de los fiscales. Es más o menos parecido a un procurador. Hoy solo es dirigente, pero antes también oficio como Ministro del Interior del gobierno del ex presidente Horacio Cartes”, cerró el abogado acercado por Cuevas.

El fiscal Juan Carlos Ruiz Díaz fue quien le entregó la orden a la policía para que el futbolista uruguayo fuera trasladado desde el hotel donde se concentra River a la Fiscalía de la Convivencia de las Personas, de los Tribunales de Asunción. El futbolista llegó en una camioneta Traffic blanca, acompañado por el presidente de River, Rodolfo D’Onofrio, y uno de los integrantes de la seguridad del plantel Millonario.

El fiscal se refirió a este tema y declaró que De la Cruz “va a poder jugar mañana (por este jueves). No tendrá problemas”. En cambio, el comisario Ruben Paredes declaró lo contrario en ese momento: “De la Cruz va a quedar detenido”. ¿Qué pasó? De la Fiscalía fue llevado ante el juez Corbeta para agilizar todo en el momento.

Corbeta aclaró: “Se lo acusa por resistencia a la autoridad y ese delito tiene una pena máxima de dos años”. Además, en dialogo con TyC Sports agregó que “De la Cruz está en un grupo de cinco jugadores de Liverpool que están acusados de agredir a dos policías”. Y aseguró cómo fueron los pasos seguidos por el volante de River: “Tuvo que declarar ante la fiscalía primero, después la fiscalía lo puso a disposición de mi juzgado para que yo decidiera lo que corresponda. Como la pena es leve, no amerita una extradición. Por eso no hubo un pedido de captura internacional”. Finalmente, el juez decidió aplicarle 8.000 dólares de multa y asunto concluido.

El doctor Adrián Leiza, abogado de Liverpool, declaró en TyC Sports que se había puesto en contacto con uno de los abogados de River para ayudarlo a resolver este tema. “Yo hice la defensa de Liverpool en su momento, Conmebol archivó la causa y no hubo ninguna sanción. Es insólito lo que paso hoy con De la Cruz. Se lo acusa de un supuesto golpe de puño. River está bien asesorado. Hablé con Gonzalo Mayo y esto no tiene ninguna lógica. La causa deportiva, reitero, está archivada. Y la justicia paraguaya jamás se comunicó con Liverpool”.

River tiene la intención de entrenarse este miércoles a las 19 en la cancha que está enfrente del hotel de la Conmebol, en Luque. En un momento, los dirigentes del club de Núñez, habrían sido alertados de que “se está armando una supuesta manifestación de hinchas de Cerro Porteño” lo que podría cambiar los planes: suspender o cambiar el lugar porque la cancha está sin vallas de protección. Tras algunas consultas con el personal de seguridad, se resolvió que el equipo del Muñeco practicará en ese lugar y a esa hora, con De la Cruz, por supuesto.