Gustavo Marangoni, politólogo y docente universitario, se refirió al aporte solidario que obtuvo media sanción. “Suena como un fin y un razonamiento bastante plausible, pero hay involucrados bienes de capitales y allí empieza a hacer ruido y suena contradictorio”, dijo.

Después de ser aprobada en Diputados, el Senado comenzará a debatir el proyecto de Aporte Solidario la próxima semana. Sobre la iniciativa, Gustavo Marangoni, politólogo y docente universitario, dijo que “es importante ver si una vez que la ley se sancione va a alcanzar la recaudación que se propone”.

En AIRE BONAERENSE señaló que “genera mensajes ambiguos por parte de la administración nacional” y explicó que “el ministro y el propio presidente se reúnen con sectores empresarios planteando afinidades con respecto a las inversiones”. “Pero hay aspectos de este proyecto”, dice “que terminan grabando bienes productivos y yo creo que ahí se da la controversia más grande”.

Para Marangoni “suena como un fin y un razonamiento bastante plausible, pero hay involucrados bienes de capitales y allí empieza a hacer ruido y suena contradictorio”.

El politólogo también señaló que “ya algunos han planteado que van a elevar su disconformidad a la justicia, hay que ver si se establece algún recurso que vaya demorando la implementación”.

Según expresó, aquellos sectores que se oponen a la medida “tienen argumentos razonables, en muchos casos, sobre todo cuando el aporte está vinculado a la producción” e indicó que con este aporte “en algunos casos estarías interfiriendo en el proceso productivo”.

“El tema pasa por ver si el medio que elegís para el propósito que declarás tiene consonancia”, dijo Marangoni, “la relación entre los medios y los fines, en política, es fundamental”.

Finalmente, expresó: “que paguen sobre sus propiedades, no sobre sus empresas”, y sostuvo que “estamos frente a una situación de inconsistencia de nuestro sistema tributario que hay que revisarla”.