La iniciativa prevé la extensión de la emergencia alimentaria hasta diciembre de 2022.

El texto consensuado por bloques opositores faculta al Gobierno para ampliar hasta un 50 por ciento las partidas presupuestarias para la compra de alimentos para programas sociales. El Gobierno insiste en que la emergencia alimentaria ya rige en el marco de la emergencia social, aprobada en 2016.

Ayer el presidente Mauricio Macri dijo que el gobierno está “disponible” para “discutir o ampliar” el proyecto. Algunos legisladores oficialistas acompañarían el proyecto, un aspecto clave, ya que la oposición necesita al menos dos tercios de los votos de los presentes para aprobar la iniciativa y darle giro al Senado, ya que no tuvo trámite parlamentario.

A través del proyecto se establece “un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición”, indicaron fuentes parlamentarias.

Además, faculta a la Jefatura de Gabinete, “a partir del 1 de enero del año 2020 y hasta que dure la emergencia, a actualizar trimestralmente las partidas presupuestarias correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición”.

Con la presencia de los integrantes de las nueve bancadas que firmaron el pedido de sesión, a la oposición le sobran diputados para alcanzar el quórum de 129 legisladores, por lo que el oficialismo finalmente decidió sumarse a la sesión desde el comienzo.

El pedido de sesión especial fue firmado por los presidentes de los bloques del Frente Para la Victoria, Agustín Rossi; de Red Argentina, Felipe Solá; del Movimiento Evita, Leonardo Grosso; del Frente Renovador, Carla Pitiot; de Somos, Victoria Donda, y de Nuevo Espacio, Alejandra Rodenas, todos las cuales a nivel electoral integran el Frente de Todos.

También suscriben la solicitud el presidente del bloque Argentina Federal, Pablo Kosiner; Jorge Franco, del Frente de la Concordia Misionero e Ivana Bianchi de Unidad Justicialista, entre otros.

El interbloque Cambiemos terminó de definir su estrategia en una reunión ayer por la tarde, en la que se repasaron diferentes escenarios de la que será la vuelta a la actividad del plenario de la Cámara tras dos meses y medio de inactividad.

“Vamos a ir a la sesión aunque nos parece sobreabundante aprobar esta ley, ya que la emergencia del 2002 está vigente”, señaló un diputado radical.