Compartilo:

Este mediodía, Carlos Barrese brindó una conferencia de prensa para visibilizar su situación. Luego de cumplir 80 años, “Carloncho” sostiene que está atravesando por la peor etapa de su vida.

Carlos Barrese, dueño de la reconocida pizzería que estaba ubicada en la esquina de 7 y 60 en la ciudad de La Plata, cumplió 80 años esta semana y se encuentra en situación de calle. A principios de Mayo del 2018, Carloncho bajó las persianas tras casi 40 años de historia.

“No tuve niñez, ni juventud, a los 30 me fui por 10 años a Estados Unidos, viví bajo el puente de Brooklyn hasta que empecé a trabajar en una pizzería, llegaba dos horas antes de mi horario y me iba dos horas más tarde; en 1979 volví al país y un año después puse mi primera pizzería”, contó desde el parador que le da cobijo, mientras trató de recordar si alguna vez faltó a su trabajo antes de tener las siete sucursales de su conocido comercio.

Carloncho junto a Nancy Maldonado – Créditos: Fernando Tocho

Un año atrás, después de cerrar su conocida pizzería de Plaza Rocha, la vida lo puso contra las cuerdas e intentó suerte en un pequeño local de 1 y 59. Pero las piñas lo golpearon una y otra vez. Carloncho aseguró que de 2015 a esta fecha su situación económica no paró de empeorar.

“Todo tiene un principio y un fin”, expresó con voz punzada. “Todos me preguntan por qué me vine de Estados Unidos. La respuesta siempre la tuve callada, pero la realidad es que vine porque quería levantar la ciudad”, aclaró.

“Este humilde hombre que nació en la pobreza y se crió en minoridad en un orfanato, siempre quiso hacer algo por la ciudad y creo que lo conseguí. Antes había dos pizzerías y ahora hay miles”, sostuvo y reiteró una y otra vez “lo conseguí”.

“Tuve la posibilidad de darle de comer a lo que menos tienen”, expresó.

La realidad es que ahora la crisis golpeó de lleno en la vida de Carloncho y es él el que no tiene para comer, ni un lugar donde vivir. El hombre de 80 años contó que tuvo que ir a la ONG Sumando Voluntades, un hogar para personas en situación de calle: “Soy yo el que pide ayuda ahora”, contó.