Es en medio de la falta de deificiones en el escenario local respecto a las candidaturas de cara a las elecciones de octubre, sumado al nerviosismo en el mercado mundial.

El riesgo país argentino, que mide el JP Morgan, marcaba un avance de 22 unidades y se colocaba así en los 1009 puntos ante un escenario de tensión local y externa. El indicador ya se había disparado el viernes, hasta a niveles similares a los anotados cinco semanas atrás, como respuesta al malhumor de los mercados globales luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump prometiera imponer aranceles a las importaciones de México hasta que se detenga la inmigración ilegal. A ello se suma el malestar local por la definición de las listas de cara a las elecciones de octubre próximo.

“A nivel global, hay un cambio de escenario por el cual los capitales se refugian en títulos y monedas seguras por la dificultad para anticipar el desenlace del conflicto entre Estados Unidos y China y el temor a un freno significativo en el crecimiento mundial”, explicó la Fundación Mediterránea en un informe. Agregó que “en el plano local, hay un reflejo de ese empeoramiento de las condiciones internacionales, pero sobre todo mayor incertidumbre para el día después del 10 de

Merval

La bolsa porteña revertía la tendencia y caía. El índice S&P Merval perdía 0,84%, a 33.659 unidades, luego de acumular una merma del 3,11% durante la semana pasada. Las bajas eran encabezadas por los papeles de Grupo Financiero Galicia (-3,18%) y Central Puerto (-2,78%).

Adrs

Los papeles de las empresas argentinas que cotizan en el exterior mostraban tendencia mixta con subas para Tenaris (+3,94%) y Ternium (+3,40%), mientras que retrocedían Grupo Financiero Galicia (-3,47%) y BBVA Banco Francés (-2,45%).