Compartilo:

El equipo de Milito se impuso por 1 a 0 contra el conjunto de Paraná. Iván Gómez marcó el tanto albirrojo.

Estudiantes, que acumulaba tres derrotas consecutivas cortó con la mala racha. El equipo de Gabriel Milito tenía que ganar y ganó en un partido que era clave para engrosar su promedio y escapar de la zona roja que lo venía acosando.

Al Pincha no le sobró nada pero el gol de Iván Gómez en el primer tiempo le alcanzó para imponerse por 1 a 0 ante Patronato, un rival directo en esa pelea que hoy le toca atravesar para alejarse de un lugar peligroso como es la tabla del descenso.

El equipo mostró una floja imagen en el primer tiempo. El equipo, tal como viene sucediendo en los últimos encuentros, fue un misterio hasta último momento. Aunque luego se confirmaría lo que se presagiaba: Manuel Castro, Diego García y Gastón Fernández se metieron como titulares en lugar de Nazareno Colombo, Nahuel Estévez y Ángel González (lesionado).

El técnico, ante el mal momento, decidió cambiar y volvió a darle titularidad a Gastón Fernández después de mucho tiempo, ya que el último partido de la Gata como titular había sido contra Banfield por la ida de la Copa de la Superliga en el mes de abril. El
dibujo: 4-2-3-1.

Por su parte, la visita presentó un esquema de juego dispuesto a neutralizar todo lo que pretendería Estudiantes en la creación. Y para colmo de males, el León no estaba fino en la pelota quieta para poder sortear de algún modo ésta dificultad que le presentaba el duro equipos entrerriano.

Los de Paraná focalizaron su estrategia en una estructura firme para recuperar el balón y salir de contragolpe y de ese modo lograron protagonizar las primeras ocasiones de riesgo del encuentro. Un zurdazo de Briñone se fue cerca del palo izquierdo del arco defendido por Mariano Andújar y más tarde, un centro bajo de Comas cruzó milagrosamente toda el área chica sin encontrar receptor. En contrapartida, al León le costaba y mucho poder penetrar el cerrojo que proponía el rival.

El Pincha hacía ancho el campo, sobre todo centrando el ataque por el lado de Manuel Castro, pero las escaladas del volante charrúa por la banda no terminaban de traducirse en ocasiones de gol.

El León era impreciso y poco agresivo, mientras el rival le seguía generando situaciones aprovechando las dudas y la endeblez defensiva que exhibía el conjunto local.

Comas volvió a aparecer libre de marca por el sector de Facundo Sánchez y sacó un derechazo bajo que se fue realmente cerca de un poste.

El orden, la practicidad y el caudal de gente que ponía el rival para atacar cuando encontraba al Pincha a contrapierna preocupaban al entrenador Gabriel Milito. En 25 minutos de juego, el sacrificado Patronato jugaba mejor que el León y lo hacía
sufrir.

Sin embargo t en un momento crítico, el que conseguiría la ventaja sería el Pincha. Pisando la media hora Iván Gómez encontró un balón dentro del área como si encontrara agua en el desierto y la empujó contra las piolas luego de una serie de rebotes después de un pase atrás que había enviado el mismo Manuel Castro, de lo mejor del pincharrata.

El gol de Gómez tranquilizó a Estudiantes y desenfocó un poco a Patronato. Los de Milito capitalizaron la apertura del marcador y comenzaron a manejar un poco mejor la pelota, sacando provecho de la ventaja conseguida y tomando aire después de un inicio que lo había incomodado. Y otra vez Castro llevó la bandera del ataque del León y volvió a jugar un centro atrás que capitalizó F. González y le cedió la definición a la Gata Fernández pero el arquero Ibáñez, con una atajada espectacular, sacó al córner y salvó al visitante cuando el reloj marcaba el minuto 40.

Esta ocasión fue lo último que sucedió en un primer tiempo por demás complejo para Estudiantes. El Pincha consiguió la ventaja en un momento clave, amparado en un buen desempeño de Manuel Castro y en el oportunismo que tuvo Iván Gómez para
empujarla.