El letrado del cantante de cumbia imputado por la muerte de dos personas dijo que su defendido “tiene ayuda de sus familiares y amigos porque sino ya se hubiese caído”.

El cantante de cumbia Rubén Darío “El Pepo” Castiñeiras, detenido en Chascomús imputado por la muerte de dos personas en un accidente automovilístico, está “quebrado espiritual, psíquica y físicamente”, dijo hoy su abogado antes de ingresar a la Superintendencia de Policía Científica en La Plata, donde se realizarán las pericias.

“El Pepo está quebrado espiritual, psíquica y físicamente. Está partido y tiene ayuda de sus familiares y amigos porque sino ya se hubiese caído”, dijo a la prensa Walter Cormace, abogado del artista.

El letrado remarcó que el músico “prestó permanente colaboración desde el primer momento y no intentó fugarse” y señaló que producto del accidente hubo “cuatro víctimas, dos fallecieron y eso no se puede reparar”.