El dueño de un supermercado de calle 32 entre 131 y 132 denunció que durante un operativo de control los trabajadores “seleccionaron” bebidas alcohólicas y se las llevaron como parte del proceder de clausura. Aseguró que fueron llevadas “ilegalmente”.

El procedimiento quedó registrado en las cámaras de seguridad.

Por estos motivos, el secretario del área, Roberto Di Grazia, se comunicó con el dueño del comercio y le solicitó una copia de la cinta de grabación y del acta de infracción labrada, al mismo tiempo que acordaron reunirse mañana, para proceder legalmente en caso de que se determine que los trabajadores actuaron ilegítimamente.

También se dispuso abrir un sumario administrativo para los integrantes del operativo, y este jueves procederá a verificar la denuncia del comerciante, el acta de infracción y la mercadería incautada.

El objetivo es poder verificar el accionar de los agentes inspectores.

En caso de que se constate alguna irregularidad, el municipio desplazará a los trabajadores y radicará una denuncia penal para que se investigue lo ocurrido.