Compartilo:

Se trata del impuesto a los combustibles líquidos que tendrá poco impacto en los surtidores.

Para evitar un nuevo aumento en el bolsillo del consumidor antes de las PASO, la Secretaría de Energía volverá a dosificar la suba del impuesto a los combustibles líquidos.

Dicho impuesto se actualiza de forma trimestral de acuerdo con la inflación. En junio, el tributo debería haber subido el equivalente a 11,8% por litro, sin embargo la cartera de Energía, dirigida por Gustavo Lopetegui, dispuso posponerlo por un mes.

En julio, aplicó una suba menor a la que hubiera correspondida, del 3,9% y ahora volverá a aplicar un nuevo incremento a cuentagotas.