Compartilo:

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, decretó feriado administrativo para el próximo lunes 30 de diciembre en la provincia de Buenos Aires, por lo que este día se sumará al 24 y 31 del mismo mes, que ya integran el calendario de jornadas no laborables con motivo de las fiestas de fin de año.

Por esta razón los principales servicios públicos se verán totalmente interrumpidos, excepto la atención en los hospitales, los bancos y las fuerzas de seguridad que, si bien continuarán funcionando, también podrían verse afectados o reducidos en estas fechas.

La medida se hizo efectiva a partir del Decreto provincial N° 42. Como se mencionó, el asueto excluye al personal dependiente de la policía local y del Sistema de Atención Telefónica de Emergencia del Ministerio de Seguridad, que seguirán trabajando, como es habitual en estos casos.

Además, la medida tampoco rige para el personal hospitalario del Ministerio de Salud bonaerense que resulte necesario para la cobertura de servicios esenciales, guardia y emergencia y toda otra prestación que no pueda ser interrumpida. Por otra parte, el documento aclara que el feriado “no alcanza a las instituciones bancarias y entidades financieras”, que permanecerán atendiendo al público en sus horarios normales.

Entre las razones para decretar la jornada no laborable, la administración de Kicillof señaló que se trata de fechas con un “profundo sentido religioso y conmemorativo” que “son celebradas tradicionalmente por la ciudadanía mediante la unión y acercamiento de las familias y grupos”.

Además, el texto firmado por el gobernador agrega que como consecuencia de las fiestas “la circulación en las rutas se incrementa considerablemente, siendo necesario procurar medidas para asegurar el resguardo de los ciudadanos que deban trasladarse”.