Será al mediodía frente a los tribunales federales, en 8 y 50. Pedirán que se esclarezca el crimen y que se avance en la investigación. La madre pidió: “encuentren a los responsables, porque mi hija no desapareció sino que la desaparecieron; ella no murió, la mataron”. La suelta de globos quedó suspendida por mal tiempo. Habrá una obra de teatro.

Familiares y amigos de Johana Ramallo, la joven de 23 años desaparecida en 2017 en un presunto caso de trata de personas y cuyos restos fueron encontrados en la localidad de Berisso, realizarán un reclamo este viernes al mediodía frente a los tribunales federales de La Plata en reclamo del esclarecimiento del caso.

La concentración se llevará a cabo en 8 y 50, y tendrá lugar al cumplirse dos años de la desaparición de la joven.

Marta Ramallo, madre de la joven, convocó a manifestarse mañana, “pidiendo verdad justicia y memoria por todas nuestras Johana que el Estado y el poder judicial patriarcal machista no dejo volver (a casa)”.

“Vamos, gritemos todos, ´Justicia por Johana Ramallo”, pidió la madre de la joven en un posteo de Facebook que acompaña con varias fotos de la joven en distintas etapas de su corta vida, de bebé y en su juventud.

Johana Ramallo fue vista por última vez cuando salió de su casa en La Plata el 26 de julio de 2017 a las 17 y le dijo a su mamá, Marta Ramallo, que volvería “entre las 20.30 y las 21” pero nunca regresó.

La última imagen que se tiene suya fue tomada por la cámara de seguridad de una estación de servicio situada en las calles 1 y 63 de La Plata, en la que se la ve entrando a un baño ese mismo día, poco después de salir de su casa.

En agosto de 2018, los pesquisas hallaron restos humanos en la zona de Palo Blanco, en la ciudad de Berisso, y un análisis realizado por peritos del Servicio Huella Genética de la Universidad de Buenos Aires sobre esos restos arrojó recién en abril de este año que los mismos pertenecían a Johana Ramallo.

“A mi hija la descuartizaron en un descampado y la tiraron al lado de un arroyo y le quitaron todos sus sueños”, dijo la mujer tras confirmarle el juez federal Adolfo Ziulu, el 30 de abril que las pericias habían dado positivo, que los restos encontrados en Palo Blanco son y pertenecen a la joven.

Ramallo reclamó que “encuentren a los responsables, porque mi hija no desapareció sino que la desaparecieron; ella no murió, la mataron”.

“No fue sola y se descuartizó en un descampado, a Johana la descuartizaron y la tiraron al lado de un arroyo y lo único que pido es que encuentren a cada uno de los culpables del femicidio de Johana”, acotó.