El plus salarial de 3 mil pesos que será otorgado para empleados estatales de la provincia de Buenos Aires generó malestar en los docentes, quienes estarán excluidos del beneficio. 

El bono se abonará en dos cuotas $ 1.500 para los estatales con ingresos inferiores a $38.300 mensuales, y de $ 1.050 para los jubilados. La fecha de pago de los estatales será el 20 de septiembre y el 18 de octubre de 2019.

Sin embargo, el beneficio que otorgará la gobernadora María Eugenia Vidal no contemplará a los docentes.

En diálogo con Classique, el secretario general de UDOCBA, Miguel Díaz, habló de una especie de venganza por parte de la gobernadora María Eugenia Vidal ya que el bono “iba a ser para todos y nos dejaron afuera de la resolución”, sostuvo.

Contundente, Díaz dijo que “lo de Vidal es perversidad”, y agregó: “es una persona que se mueve así, no racional sino intuitivamente y golpe a golpe. Ella quiere ser severa cuando en realidad tendría que ser racional. Siempre habla de la lucha docente y cuanto le duele la situación, pero en la practica actúa en contra de los trabajadores de la educación”.

“La gobernadora, una vez más, realiza un escarmiento sobre los docentes”, expresó.

En la resolución se deja en claro que los empelados estatales de la Provincia, que cobren menos de 38 mil pesos mensuales, deberán percibir un bono de 3 mil pesos que se abonará en dos cuotas. Ahora bien, se detalla que quedan excluidos los trabajadores nucleados en la ley 10.579 del Estatuto de los Docentes. Por otro lado, distinto es el caso de los auxiliares de la educación, que quedan incluidos en el plus ya que cuentan con la ley 10.430.

“Más allá del que bono es una lágrima, en la resolución explica que todos los empleados estatales que cobren 38 mil van a percibir el bono. No entendemos porque nos excluyen”, explico Díaz.

El secretario general de UDOCBA explicó que la situación que atraviesan los trabajadores de la educación es “alarmante” y reveló que “el ministro de Trabajo no aparece en las reuniones paritarias, no da la cara”. En dichas reuniones, los docentes exigen cláusula gatillo y que las negociaciones dejen de ser trimestrales y pasen a ser mensuales.

“Desde mi punto de vista, veo que estamos ante un gobierno que no quiere dar respuestas a pesar de la situación critica por la que estamos transitando. Y si eso no ocurre, vamos a tomar una medida de fuerza en conjunto con el Frente de Unidad Docente”, sostuvo.

“Es lamentable, pero esta es la dirigente que tenemos. No entendemos para que quiere ser gobernadora si no va a resolver los problemas, sino todo lo contrario, quiere amargar a la gente”, concluyó.