El comercio del imputado se encuentra ubicado en 66 y 122. Junto a él, fue aprehendido su hijo, quién intentó defenderlo con una cuchilla.

La justicia penal platense investiga por estas horas al propietario de una peluquería ubicada en el límite de La Plata y Berisso, a quien una empleada denunció por “acoso y abuso sexual”.

El comercio está situado en la esquina de 66 y 122, en cuya planta alta funciona un centro de belleza.

Junto con el acusado fue aprehendido su hijo, por resistirse al procedimiento con una cuchilla, se informó.

La causa se abrió a partir de una denuncia que una joven de 28 años radicó días atrás en el gabinete de Delitos Sexuales de la DDI La Plata, tras lo cual se realizaron allanamientos en la peluquería, el centro de estética y la casa del acusado, en busca de filmaciones de cámaras de seguridad y un arma de fuego que la denunciante mencionó en su declaración.

Instruye la causa la fiscal Cecilia Corfield, de la UFI Nº 15.

Según contó la denunciante, el peluquero habría intentado intimar con ella con el argumento de que “todas (las empleadas) pasaron por lo mismo”. Refirió que ella comenzó a trabajar en la peluquería “en marzo de este año”, a la vez que precisó que el incidente habría ocurrido “en la tarde del 27 de abril”.

Aseguró que el dueño del negocio le propuso que se hiciera “sesiones de electrodos y maquillaje en el centro de belleza” del primer piso, lo que en un primer momento se desarrolló sin problemas.

Según la denuncia, el mal momento sobrevino a partir de que el comerciante le indicó que debía hacerse una tercera sesión, “para no abandonar el tratamiento”.

“Me pidió que me saque la ropa y que lo espere. Cuando regresó y vio que no me había quitado la ropa, me preguntó por qué y le respondí que no quería hacerlo”, dijo la empleada en su denuncia penal.

Según reflejó, visiblemente molesto por eso el hombre le respondió que “debía tener sexo con él” porque “soy tu jefe, todas pasaron por lo mismo”. Luego, siguió, arremetió contra ella. “Me introdujo los dedos en mis partes íntimas, mientras yo lloraba”, afirmó después.

Por otra parte, la denunciante aseguró que como consecuencia de su negativa a mantener relaciones sexuales con su empleador “me quedé sin trabajo”.

Ahora la investigación está orientada a tomar diversos testimonios, revisar las cámaras de seguridad que podrían haber estado funcionando en la zona y otras diligencias en el marco de la causa caratulada como “abuso sexual”.

En tanto, pudo saberse que, en las redes sociales, una joven escribió: “Qué bueno que lo denuncien, yo no me animé”.

Tras conocerse que la joven denunció a su jefe, ella recibió el apoyo de empleadas en las redes sociales

Fuente: El Día