La mayor cantidad de denuncias fue de mujeres hacia sus ex parejas. 

De acuerdo a un reporte elaborado por el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, a cargo de Elizabeth Gómez Alcorta, entre enero y junio de este año, hubo 55.715 llamadas al número 144, que recibe pedidos de atención, contención y asistencia a personas en situación de violencia de género.

Más de la mitad de esas comunicaciones -concretamente, 34.494- fueron efectuadas en el transcurso del aislamiento social, preventivo y obligatorio ordenado a causa de la pandemia de coronavirus.

Dentro de ese número, 25.310 llamadas (el 73%) fueron consultas, es decir llamados de personas que no dan cuenta de sus datos y por ende no pueden ser individualizadas, y comunicaciones posteriores a la intervención a través de la línea.

La “intervención” es el término que se utiliza cuando las personas en situación de violencia de género que se comunican son derivadas a distintos canales de asistencia directa. A ese segmento correspondió el 27% (9.185) restante de las llamadas.

Al momento de comparar el flujo de comunicaciones a la línea 144 con lo sucedido en el período anterior (desde diciembre del 2019 a marzo del 2020), éstas aumentaron un 28%.

Mientras tanto, en mayo del 2020 hubo un incremento del 31% en relación al mismo mes del 2019, con 2580 llamadas más. En junio, por su parte, la suba fue del 29% con 2217 consultas extra.

El hogar, el espacio más inseguro

Al momento de desglosar los motivos de las llamadas, el 89% de las personas que se comunica refiere situaciones de violencia ocurridas en el ámbito doméstico.

Casi la totalidad describe instancias de violencia psicológica, un 68% denuncia violencia física y un 35% afirma haber sufrido violencia económica.

Imagen

El 98% de las personas que se comunicaron son mujeres, de las cuales el 63% tiene entre 15 y 44 años. 357 (2%) se encontraban
embarazadas y 387 (3%) tenían algún tipo de discapacidad. 1.215 de las personas en situación de violencia asistidas ya tenían medidas de protección vigentes por hechos previos.

Paralelamente, el 92% de los agresores son varones, de los cuales el 44% tuvo una relación sentimental previa con la víctima. El 41%, mientras tanto, es la pareja actual.

El aborto legal, aún en espera

Mientras tanto, y si bien fue una de sus promesas de campaña, Alberto Fernández continúa retrasando el envío del proyecto de legalización del aborto al Congreso.

“Es un tema que tenemos que resolver”, expresó el presidente en diálogo con la radio Futurock. “Tengo muy en claro que cualquier argumento sirve para dividir a la sociedad en un momento en el que tenemos que estar muy unidos por la pandemia”.

Sin embargo, aclaró que en el fuero personal la legalización del aborto “es una convicción” y que enviará el proyecto para su debate parlamentario “tan pronto como pueda”.