Compartilo:

Así lo afirmó Aradia García, secretaria de Otrans Argentina. “Este hecho refleja, nada más ni nada menos, un crimen de odio hacia las identidades de género”.

Este lunes, la comunidad TLGBI+ marchó por la ciudad de La Plata para pedir justicia por Roberta, mujer trans asesinada a puñaladas durante la madrugada de este sábado en la esquina de 1 y 62. Referentes de la Asociación Civil, que trabaja sobre la problemática que atraviesa la comunidad Trans y travesti en Argentina, reclamaron el cambio de carátula, de “homicidio simple” a “travesticidio”.

En diálogo con este medio, Aradia García -secretaria y referente de OTRANS Argentina– relató lo que sucedió ese día y expresó su total repudio hacia los crímenes de odio y el tratamiento, tanto mediático, como el judicial.

Arcadia marchando en reclamo de justicia por Roberta

¿Qué pasó ese día?

“A Roberta la asesinaron brutalmente este sábado a la madrugada en 1 y 62. El hecho fue efectuado por dos hermanos de apellido Garay, que son de Berisso, que nada más y nada menos reflejan lo que es el crimen de odio hacia las identidades de género. Es lo que constantemente las compañeras están denunciando: estos tipos se hacen los fiolas y le cobran por estar en la calle.

Existe una doble o triple violencia, por un lado la violencia de estar en el espacio público y que estos sujetos se crean que tienen la potestad de ir a cobrarles la plaza y por el otro lado lo que muchas compañeras trans y travestis no entienden a la prostitución como un trabajo, sino como una imposición”.

¿A Roberta la mataron por ser trans?

“Esto va de la mano por lo que venimos luchando que es el cupo laboral trans. Entonces, podemos afirmar que a Roberta la mataron por travesti, por trans, pero obviamente tiene una carga y una connotación simbólica, y un peso que remite y cae en la psiquis de todes que es nada más ni nada menos que no poder romper el sentido común de que nacemos para ser prostitutas o vender droga.

Creo que ahí hay una cuestión muy interesante, esto del sentido común, de lo que hablaba está enquistado en la cultura, en la sociedad. También está enquistado en la heteronorma y heteronormatividad, donde a muchas de nosotras nos terminan matando”.

¿Han recibido respuestas del Gobierno local o provincial?

“Desde el ejecutivo municipal no hemos recibido ninguna respuesta, y no nos sorprende. Hay que recordar que en 2015, la cartera que dirige Julio Garro en su primer campaña dijo que a las travas no nos daría trabajo, sino asistencia psicológica. Tampoco tiene mucho compromiso para la diversidad sexual, es decir, el año pasado y el anterior prohibió las marchas del orgullo TLGBI que se realizó en la Plata”.

Por su parte, estamos en contacto con el flamante Ministerio de la Mujer, pero seguimos exigiendo. Somos organizaciones de la sociedad civil y, esté el gobierno que esté, vamos a reclamar justicia por nuestras compañeras. No puede ser que sigan pasando estas cosas. Exigimos de manera inmediata al gobernador de la Provincia de Buenos Aires Axel Kicillof como a la ministra de Géneros y Diversidades, Estela Díaz, tomen cartas en el asunto”.

¿Cómo toma la sociedad los travesticidios?

“La sociedad tiene derecho a duelo y nosotras no. Cuando muere un heterosexual la sociedad llora, pero cuando muere una trava no. En todo caso dice: ‘ay, menos mal que se murió. Así no va a vender mas droga’. No saben que nosotras tenemos derechos a sentir, a tener un trabajo digno, a vivir la vida como todes”.

¿Cómo fue el accionar policial durante y después del hecho?

“El caso cayó en la comisaría Novena, una institución que desde Otrans Argentina venimos denunciando desde el 2012 por tortura, vejaciones y armados de causa.

Entendemos que la violencia policial se inscribe en un paradigma institucional y se refuerza con lo que es la violencia mediática. Entonces, en este sentido, es absolutamente alarmante y preocupante como estos modus operandi no son aislados, sino que responden a una lógica de persecución de hostigamiento, de torturas y muerte donde el condicionante es ser travesti. Es un odio profundamente hacia la identidad de género y por eso hoy estamos acá en fiscalía, pidiendo que se cambie la carátula”.

¿Y el accionar de los médicos cuando llegaron al hospital?

“Roberta arribó al hospital gracias a mis compañeras, quienes la llevaron en un auto particular porque la ambulancia nunca llegó. Por desgracia, cuando llegó los médicos no tuvieron ni oportunidad, ni posibilidad de atenderla por las condiciones en las que estaba. Se estima que fueron mas de cuatro puñaladas, en zonas muy delicadas y murió desangrada”.

¿Tuvieron acompañamiento de otras organizaciones?

En principio, la marcha está motorizada desde Otras Argentina, el espacio al cual Roberta asistía, pertenencia y militaba. Ahora se están sumando otras organizaciones, que empezaremos a tener diálogo, pero en un principio el reclamo está motorizado por otrans y la idea es seguir la causa”.

¿Cómo es el tratamiento de los medios de comunicación en estos casos?

El tratamiento en los medio es horroroso. Desde la estigmatización y la violencia mediática e institucional, vuelven a matar a Roberta. Muchos medios insisten en seguir nombrando a Roberta con su nombre registral y no el autopercibido, violentándola, sabiendo que desde 2012 existe la ley de identidad de género.

Nosotras escribimos la ley, nosotras nos hacemos carne de la ley. No puede ser que hoy en día se replica y se construye sentido, entendiendo a la comunicación como la construcción social de sentido, y que un medio con tanta audiencia, criminalice y patologice a las identidades travestis. Pero tampoco es aislado, ya lo venimos repudiando y denunciando hace tiempo.