Luego de otra jornada negra en los mercados —en el que el dólar superó los $60 y en que el riesgo país escaló a más de 2100 puntos— el Gobierno salió a anunciar cuatro medidas concretas para atravesar la inestabilidad financiera de cara a octubre y a los vencimiento de deuda inmediatos.

El anuncio lo hizo el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, en conferencia de prensa, quien habló de una “campana sobre el sistema financiero y cambiario”. Estas son las medidas:

1) Postergarán por entre tres y seis meses los pagos de las letras como LECAPS y LETES para inversores institucionales como bancos y compañías de seguros. Eso implica sólo el 10% de las emisiones de esos instrumentos. El 90% de los tenedores, es decir los inversores individuales, cobrarán la totalidad en el vencimiento origina toda vez que el monto que acrediten en la cuenta comitente a la fecha de vencimientos sea igual o menor al monto registrado en la misma cuenta el 31 de julio de 2019.

2) Enviarán al Congreso un proyecto de ley para permitir refinanciar la deuda emitida en pesos bajo legislación argentina. No habrá quita de intereses ni de capital. Se busca un alargamiento de los plazos para reducir el peso de los pagos de la deuda durante el próximo mandato presidencial.

3) El Gobierno convocó a bancos internacionales para comenzar a elaborar una propuesta de canje de bonos emitidos bajo legislación extranjera. Esa refinanciación estará abierta a negociación y tampoco habrá quita de capital ni de intereses.

4) Lacunza también anunció que, por sugerencia de la oposición, le propuso al FMI dialogar para reperfilar los vencimientos con el FMI. Argentina debe empezar a devolver los 56.000 millones de dólares del stand by a partir del segundo semestre de 2021.