Compartilo:

Los cortes autorizados por el municipio se realizan en horario pico, con un sólo inspector de tránsito, complicando la circulación vehicular.

La necesidad, muchas veces evidente, de que se realicen obras tales como la renovación integral de algunos pavimentos, no debiera utilizarse como excusa para que esos trabajos puedan convertirse en un caos vial. En este caso, obras particulares complican la circulación en una zona ya de por sí colapsada.

12 y 39

El beneficio hacia los emprendimientos por sobre los ciudadanos queda en evidencia, ya que estos trabajos podrían realizarse en otros horarios sin que se conviertan en un trastorno para el desplazamiento de personas y vehículos.

Pareciera, por momento, que cualquier cuadrilla y cualquier repartición se encuentran autorizadas para colocar una simple valla de papel y disponer que por allí no pasen automóviles, colectivos o transportes de cargas.

En muchos países la repavimentación de calles y otros trabajos, como los de bacheo, se desarrollan en horas nocturnas. Uno o dos grandes focos de iluminación permiten que las tareas se puedan desarrollar con total normalidad, sin necesidad de interrumpir la circulación de automotores en las horas centrales, cuando se supone que los flujos vehiculares son mucho mayores.

El corte de calles afecta no sólo a quienes conducen automotores, sino a las miles de personas que utilizan los ómnibus como medio de transporte.