La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable emitió una resolución en la que establece que los autos nuevos deberán tener una etiqueta de eficiencia energética.

En una primera etapa comenzará a mostrarse en un 15% de los autos 0km, con el objetivo de que este porcentaje aumente al 100% a partir de junio de 2020. Se aplica a automóviles livianos de hasta 3.500 kilogramos.

El etiquetado tiene como objetivo que los usuarios tengan información útil sobre el consumo de combustible y el cuidado del ambiente, a la hora de elegir y adquirir un vehículo.

Los datos informados en la etiqueta son medidos de acuerdo a los lineamientos establecidos en la norma IRAM/AITA 10274-1.

El formato de la etiqueta debe incluir la información de la marca comercial, modelo, tipo de combustible, cilindrada del motor, marchas del automóvil y nivel de emisiones.

En su parte inferior se incorporó un código QR que remite al sitio web oficial de etiquetado vehicular.