El martes 28 de mayo se presentará por octava vez el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), con el fin de que pueda ser incluido en la agenda legislativa y que logre acceder al debate de senadores y diputados.

Frente a ese evento, organizaciones feministas convocaron a realizar una concentración y pañuelazo por el aborto legal en las inmediaciones del Congreso de la Nación.

Además, habrá diferentes actividades planificadas para toda la tarde: de 15:30 a 17:30 habrá talleres y ciclos educativos sobre el proyecto; a las 17:30 comenzará la conferencia de prensa para la presentación y a las 18:30 se realizará un festival con números artísticos.

La oleada de pañuelos verdes estará presente en diversas ciudades del país, tales como San Luis, Córdoba, Mar del Plata, San Miguel de Tucumán, La Rioja, Concordia y Tandil.

Además, en el marco del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, por lo que diferentes colectivos de salud feministas como “Red de Profesionales por el derecho a Decidir Salud” estarán presentes.

¿Qué dice el nuevo proyecto?

El proyecto actualizado contiene 20 artículos, algunos más respecto del dictamen que obtuvo la media sanción el año pasado. Entre sus diferencias se encuentran la eliminación de la objeción de conciencia, y de la extensión de semanas que habilitaban la práctica para situaciones de malformación fetal, mientras agrega asesorías que deberán ser incluidas en el Plan Médico Obligatorio y brindadas por todo establecimiento de salud.

En el Título I, primer capítulo, define la Interrupción Voluntaria del Embarazo como un derecho humano que pertenece a todas las mujeres y personas gestantes, y que debe ser garantizado “sin distinción de nacionalidad, origen, condición de tránsito y/o status de residencia/ciudadanía” de acuerdo a los tratados internacionales ratificados por la Argentina.

El sistema de plazos en función de los factores posee algunos cambios, para todos los casos se admite este derecho hasta la semana 14 inclusive. Las causales que reconoce sin plazo establecido son en caso de violación o de riesgo de vida o su salud integral, entendida como “el estado de completo bienestar físico, mental y social” según la Organización Mundial de la Salud. De esta forma incorpora la interpretación por la Corte Suprema, un avance que se diferencia de la formulación que hace el proyecto de reforma del Código Penal al respecto.

La figura que ponía como causal la “malformación fetal” fue eliminada, a raíz de los cuestionamientos de organizaciones que trabajan sobre derechos de las personas con discapacidad.

Lo más novedoso del nuevo proyecto tal vez sea la eliminación de la objeción de conciencia. En el artículo 6 establece que “En ningún caso puede contener consideraciones personales, religiosas o axiológicas de los/as profesionales de salud ni de terceros/as.”. En el dictamen que llegó al recinto de votación, esto era una discusión, ya que establecimientos de salud podían aducir esta objeción en desmedro del derecho a la salud de toda persona gestante que quiera acceder a una IVE.

Esto repercutió en que instituciones y profesionales se negaron incluso a prácticas ya legisladas, como el juicio llevado adelante en Cipoletti declarando culpable a un médico por negar un aborto no punible. Además reafirma en el artículo anterior que todos los establecimientos deben garantizar la interrupción sin autorización judicial previa.