Con una caravana de vehículos comenzó este lunes en Bogotá la movilización convocada por sindicatos y movimientos sociales colombianos para protestar contra la brutalidad policial, contra los asesinatos de líderes sociales y la crisis causada por la pandemia de coronavirus.

Una semana después de las violentas manifestaciones contra los abusos de la fuerza pública que dejaron al menos 13 muertos en Bogotá y la vecina localidad de Soacha, distintos sectores sociales y políticos salieron de nuevo a la calle para elevar sus reclamos al Gobierno Nacional.

“Estamos en uno de los inicios de las caravanas aquí en Bogotá con los trabajadores, educadores y estudiantes que estamos reclamando contra las pésimas políticas laborales del presidente Iván Duque”, dijo desde un punto de concentración en el sur de Bogotá el senador Jorge Robledo, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo.

A la movilización se unieron desde sus vehículos, adornados con globos y banderas de Colombia, manifestaciones en ciudades como Medellín, capital del departamento de Antioquia, y Bucaramanga, capital de Santander, entre otras, reportó la agencia de noticias EFE.

Las autoridades locales de Bogotá, donde se prevé que miles de personas participen en ocho actividades convocadas para hoy, entre plantones y movilizaciones, pidieron a los ciudadanos que si salen a protestar lo hagan de manera pacífica.

“Queremos reiterar que desde la Alcaldía Mayor de Bogotá respetamos el derecho a la protesta social, que es un derecho constitucional, de manera legítima, sin violencia y sin destruir a Bogotá”, aseguró la alcaldesa Claudia López.

La mandataria participó esta mañana en un consejo de Seguridad en el que se acordó con las entidades de derechos humanos y con la Policía Nacional que no habrá traslados de los manifestantes en “estado de alteración” a los Comandos de Atención Inmediata (CAI) ni a estaciones policiales.

“Mientras haya protesta pacífica la fuerza disponible estará a un lado y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) no estará presente. Al menor acto de vandalismo tiene autorización de intervención sin armas letales”, subrayó la alcaldesa.

La Alcaldía de Bogotá reiteró que la ciudad “no quiere volver a vivir los dolorosos hechos del 9 y 10 de septiembre”, por lo que pidió movilizaciones “sin violencia, sin abusos, sin vandalismo” y autorizó que gestores de convivencia, el Grupo de Diálogo de la Secretaría de Gobierno, la Personería y la Defensoría del Pueblo acompañen la jornada.

El pasado 9 de septiembre protestas por la muerte de Javier Ordóñez, de 46 años, luego de un brutal arresto por dos policías en Bogotá, desataron violentas manifestaciones en varias ciudades del país contra el abuso policial, jornadas en las que al menos 10 personas murieron víctimas de disparos con armas de fuego en la capital.

El Comité Nacional del Paro, un movimiento nacional que desde noviembre del año pasado convoca manifestaciones de sindicatos y otros grupos de la sociedad, insistió hoy en que la movilización, que inicialmente solo fue convocada como una caravana nacional, debe ser pacífica.

Las masacres en ciudades generalmente del ámbito rural para asesinar a líderes sociales también son parte del reclamo.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) informó la semana pasada que ya sumaban 50 las masacres o asesinatos colectivos registrados en Colombia en lo que iba de 2020.

En cuanto a la pandemia, el país caribeño es el sexto en el planeta en la escala de casos positivos (765.000), y la economía se ha desplomado.