Estaba previsto que Osvaldo Ramos, director de la Colina del Colegio Lincoln, donde el 5 de febrero de este año murió ahogado Lucas Kevin Lin (5), se presentara ayer a declarar como imputado ante la fiscal Cecilia Cordfield. Sin embargo, la Justicia no logró notificarlo y se tuvo que reprogramar la audiencia para el 13 de agosto próximo.

Algo similar ocurrió con Roxana Costa, asesora gerencial de la institución y también accionista empresarial de allí, cuyo abogado pidió que una prórroga de la indagatoria a raíz de la entradera que sufrió en su casa la semana pasada y –según argumentó- se encuentra emocionalmente afectada. Por ello, deberá comparecer recién el 8 de agosto.

Por su parte, este jueves, 18 de julio, están citados como imputados por los delitos de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica de documento público en concurso ideal” cuatro inspectores de la Municipalidad de La Plata. Se trata de Myriam Salinas, perteneciente a la Dirección de Inspecciones de la comuna local; Diego de Luca, del área de Deportes; María Daniela Tost Teruggi, de la Secretaría de Salud; y Fernando Parodi, de la Dirección de Bromatología, quienes habilitaron la colonia a pesar de que ésta no cumplía con los mínimos requisitos de seguridad.

En tanto, la familia del nene realiza gestiones con el Gobierno de la República Popular China para que intervenga en la causa que, seis meses después del hecho, no tiene ningún detenido. La abogada que representa a los padres del niño, Andrea Reynoso, había solicitado ante el Juzgado de Garantías n°2, a cargo de Eduardo Silvia Pelossi, la inhibición general de bienes de los dueños y accionistas del Lincoln así como la clausura del predio para evitar otra tragedia.

Sin embargo, el magistrado no hizo lugar a la solicitud, aunque dejó la puerta abierta para una eventual clausura luego de que Corfield termine de indagar a los imputados. Actualmente, en la causa hay 11 imputados por distintos delitos. Afrontan cargos por “abandono de persona seguido de muerte y homicidio culposo”, el guardavidas, Martín Alejandro Arguelles, y Carolina Elvira Munro, estudiante del profesorado en Educación Física.

En tanto, se encuentran imputados por “homicidio culposo” el encargado de la Colonia, Marcos Echaniz; la representante legal y accionista del Colegio Lincoln, Mónica Carteruccio; los mencionados Costa y Ramos; y Rubén Moreal, dueño de la Colonia, además de los funcionarios municipales.

Lucas estaba con otros 17 niños la tarde del 5 de febrero, en la piscina del Campo de Deportes ubicado en calle 518 entre 135 y 137. Según la autopsia, el nene falleció entre las 15:40 y las 16:05, pero –llamativamente- las autoridades del lugar recién le notificaron a la fiscal del deceso pasadas las 18 horas. Su familia sigue reclamando Justicia.