En lo que va del año se reportaron 80.626 focos de fuego en el vecino país. En medio de la crisis, Bolsonaro apuesta por reforzar el perfil nacionalista.

En una rápida escalada diplomática entre el presidente Jair Bolsonaro y su par francés Emmanuel Macron, el gobierno brasileño rechazó la ayuda del G7 para combatir los incendios en la selva amazónica y aseguró que la situación está “bajo control”.

“Agradecemos la oferta, pero tal vez esos recursos sean más relevantes para reforestar Europa”, dijo a G1 el jefe del gabinete de Bolsonaro, Onyx Lorenzoni, al referirse al fondo de 20 millones de dólares para los países amazónicos que anunció Macron durante la cumbre del G7 en Biarritz, sur de Francia.

“Macron no logra siquiera evitar un previsible incendio en una iglesia que es un patrimonio de la humanidad y ¿qué pretende enseñarle a nuestro país?”, desafió Lorenzoni, en referencia al incendio que devastó Notre-Dame de París en abril.

Además, en alusión a los territorios franceses de ultramar, entre los que figura la Guayana Francesa, limítrofe con Brasil, agregó: “Él tiene mucho que cuidar en su casa y en las colonias francesas”.

En sus más recientes arremetidas, Bolsonaro acusó al gobernante francés de “disfrazar sus intenciones sobre la Amazonia detrás de la idea de que una ‘alianza’ de los países del G7 para ‘salvar’ la Amazonia”. “Como su fuésemos una colonia o una tierra de nadie”, apuntó.