Marcos González, de 31 años, se encontraba internado desde el viernes pasado, luego de haber sufrido intoxicación por monóxido de carbono en su casa de 96 entre 128 y 129. Su esposa, en tanto, se recupera favorablemente.

A casi una semana del hecho que conmocionó a la región, se conoció la triste noticia: Marcos González falleció en el hospital tras haber sufrido intoxicación por monóxido de carbono. El episodio ocurrió el pasado viernes, en una vivienda de 96 entre 128 y 129, presuntamente por un calefón defectuoso.

Roberto Scafati, jefe de Bomberos Voluntarios de Berisso, explicó en aquella oportunidad que en la vivienda no había ningún tipo de desorden: “Un familiar los vio por una ventana y nos llamó. Cuando los bomberos llegaron a la escena franquearon la puerta y se encontraron con los cinco cuerpos”.

Inmediatamente, los auxiliares les realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar, pero los tres pequeños ya habían fallecido. Más allá de esta situación, sus papás fueron derivados de urgencia al hospital Larrain, ya que aún “presentaban signos vitales”.

En ese sentido, el director del nosocomio, Alfredo Zannaroni, contó que el hombre fue internado en la sala de “terapia intensiva, con asistencia respiratoria mecánica” debido a que presentaba un cuadro “grave”; su esposa, en tanto, estaba “sin respirador, evolucionando favorablemente”.

Sin embargo, seis días después del incidente y a pesar del esfuerzo de los médicos, las autoridades confirmaron su fallecimiento. “Fue un hecho desgraciado y lamentable para toda la comunidad”, cerró Zannaroni.