El jefe del sindicato de gastronómicos y hoteleros, advirtió sobre la caída en la actividad y dijo que en la CGT hay “impotencia y una suerte de sálvese quién pueda”

Luis Barrionuevo, jefe del sindicato de gastronómicos y hoteleros, dijo que la pandemia “está arrasando” con su actividad. En una entrevista con La Nación informó que 8000 empresas de su rubro anunciaron que no volverán a abrir y las proyecciones indican que de 45.000 compañías, solo la mitad quedarían de pie.

“Espero que no vayamos hacia un 2001. El Gobierno está haciendo lo imposible para ayudar, pero si esto se prolonga le será imposible seguir bancando a todos, con dinero, bolsones”, dice Barrionuevo.

“Veníamos cayendo en marzo. En abril perdimos 50.000 empleos, según los registros de la AFIP. Y a esta altura no sé dónde estamos parados. En el gremio y la obra social tenemos 2000 empleados y podemos funcionar con 1000. Tendremos que ir al achique, despedir es horrible, pero no nos queda otra sin recaudación”, confesó.

Luego expresó que “no vemos posibilidades de empezar a trabajar y esto va para largo. En Bariloche perdimos 3200 empleos, entre los temporarios y fijos, por la temporada de turismo que aún no se sabe qué va a pasar. El Gobierno entró en una encrucijada gravísima, con cálculos erróneos. La gente ya no aguanta más”.

Ante la observación del riesgo que significaría reabrir todas las actividades, Barrionuevo sentenció: “hay más muertos estadísticamente hablando por gripe que por el virus. Nos estamos muriendo económicamente, no de coronavirus”.