Compartilo:

Desde el sanatorio donde continúa internado realizando controles, el precandidato a presidente por el kirchnerismo aseguró que está “lo más bien” y se quejó de los que “inventan cualquier cosa.

Tras pasar internado la primera de las dos noches previstas, el precandidato presidencial kirchnerista Alberto Fernández reiteró hoy que estaba bien de salud y que “si estuviera tan mal como dicen, no estaría hablando con todos”.

En declaraciones a la prensa desde el Sanatorio Otamendi, el ex jefe de Gabinete durante el kirchnerismo indicó que “estoy lo más bien” y que aseguró que “inventan cualquier cosa, que me habían puesto un stent, nada que ver”.

Fernández había señalado ayer que su internación respondía a “cosas de rutina” para que se le hagan todos los análisis. En ese sentido, el precandidato de Unidad Ciudadana narró que concurrió “al Sanatorio Otamendi a hablar con mi médico de cabecera porque ando con una tos persistente hace 15 días, que me esta volviendo loco, y me dijo que me quede para hacer unos estudios”.

“‘Quedate dos días a hacerte los estudios y después retomás la campaña'”, contó Fernández que le dijo su médico.