Abusos en el Instituto Próvolo de La Plata: se negó a declarar el docente de informática

Se trata de José Ángel Britez. Hoy, ante la fiscal Cecilia Corfield, prefirió el silencio. Está acusado de violar en cinco hechos a nenes hipoacúsicos entre las décadas ’80 y ’90. El hombre había sido detenido en Misiones el lunes pasado.

José Ángel Britez, el profesor de informática detenido por abusos sexuales ocurridos en el Instituto Próvolo de La Plata, por los que fueron víctimas al menos cinco nenes hipoacúsicos, se negó a declarar hoy ante la fiscal Cecilia Corfield, informaron fuentes judiciales.

El hombre se desempeñó como docente en la entidad mencionada durante la década del '80 y '90, y fue detenido el 29 de abril último en su casa de la localidad de Jardín América, provincia de Misiones, por orden del juez platense Jorge Moya Panisello, en el marco de la causa que instruye la fiscal Corfield.

Britez está imputado de los delitos de "abuso sexual simple, agravado por su condición de guardador o educador; abuso sexual con acceso carnal en 5 hechos y corrupción de menores".

En el marco de esta causa, la justicia también ordenó la detención de los sacerdotes Nicolás Corradi y Eliseo Primati.

Corradi está acusado de abuso sexual simple, agravado por su condición de ministro de culto religioso y encargado de la guarda, por el grave daño en la salud de la víctima y reiterado cuando menos en 3 hechos; y abuso sexual con acceso carnal agravado reiterado en por lo menos 5 hechos.

Este sacerdote ya está detenido por delitos similares en la provincia de Mendoza y se espera que la justicia de esa provincia habilite su traslado a La Plata para ser indagado.

Por su parte Eliseo Primatti está viviendo en un asilo para ancianos, en Italia, y su extradición ya fue pedida por la fiscal.

Primati está imputado de abuso sexual simple agravado por su condición de culto religioso, en 3 hechos al menos; exhibiciones obscenas y promoción de facilitación de la corrupción de menores agravada.

Los dos sacerdotes y Britez trabajaban en el Instituto Próvolo de La Plata, ubicado en las calles 47 y 25 de la capital provincial, donde el juez dio por probado que "existieron abusos en Próvolo La Plata" y del que Corradi "fue la máxima autoridad del instituto desde 1970 a 1997".

Los abusos constatados se cometían el sábado "día en que disminuía el número de alumnos internados y sólo quedaban los que no tenían familia".

La fiscalía especial a cargo de Cecilia Corfield inició esa investigación a fines de 2016, luego de que se conociera que los sacerdotes Nicolás Corradi y Horacio Corbacho, detenidos en Mendoza acusados de abusar sexualmente de varios hipoacúsicos del Instituto Próvolo de esa provincia, también habían trabajado en el Próvolo de La Plata.

Right Menu Icon