Estafas electrónicas: cómo prepararnos mejor para no ser víctimas del cibercrimen

En Classique hablamos con Ismael Lofeudo, abogado en Derecho informático, quien nos dio las recomendaciones para evitar ser engañado.

PASÓ EN CLASSIQUE 31/07/2022

Con la digitalización de nuestra forma de vida durante la pandemia, hemos aprendido a comprar a través de portales de internet, a usar aplicaciones de delivery de comidas y a realizar muchos trámites por medio de nuevas “Apps” desde nuestros celulares.

El WhatsApp se transformó en el medio de comunicación que usamos para comprar y comunicarnos con nuestros conocidos. Y así, nos fuimos acostumbrando a relacionarnos a través de pantallas.

Una de las consecuencias negativas del acostumbramiento a las pantallas fue que bajamos nuestras precauciones al contratar, y basados en la poca información que podíamos tener sobre nuestros interlocutores telefónicos, habitualmente confiamos en lo que nos dicen, o en lo que vemos en una red social o tienda online. Con pocas herramientas que nos permitan verificar su autenticidad.

Usualmente cuando vamos a comprar a un comercio, podemos ver la fachada, al vendedor, la marca, el estado general del inmueble, e incluso la mercadería expuesta, entre otras cosas.

PUBLICIDAD

Cuando vamos a una oficina pública también tenemos la certeza de que estamos en una repartición estatal, y quienes nos atienden son empleados públicos, que desde el otro lado del mostrador a veces están identificados con su nombre y con uniforme.

El comercio electrónico no tiene todo esto. Cuando compramos por internet sólo vemos un perfil de una red social, o una página web que ofrece artículos en un catálogo.

PUBLICIDAD

Pero no le vemos la cara al vendedor, no vemos el local comercial, no sabemos si existe físicamente o sólo opera por internet. Y así, nuestras posibilidades de detectar un posible fraude se reducen drásticamente.

Adicionalmente, los estafadores nos engañan utilizando distintos artilugios, y además se han profesionalizado, y su vocabulario esta muy cuidado.

PUBLICIDAD

También las falsificaciones de los sitios de venta son copias exactas de los originales, y el uso de información sobre nosotros que recolectan de fuentes públicas es propio de agencias de inteligencia. Un escenario cada vez mas peligroso.

Así, todos nosotros, como consumidores y usuarios de tecnología nos encontramos extremadamente expuestos a los cibercriminales, y es necesario que incorporemos medidas de seguridad para no convertirnos en víctimas de estafas.

ALGUNOS CONSEJOS:

1.- Contraseñas seguras: Así como aprendimos que las puertas se cierran con llave, es necesario usar una contraseña segura para cuidar nuestras cuentas de correo y redes sociales. No usemos nuestra fecha de nacimiento como clave, ni 12345678, ni la fecha de nacimiento de hijos o pareja, ni datos obvios relacionados con el negocio.

2.- Segundo factor de autenticación: Cerrar una puerta con una sola llave suele ser inseguro. Protegernos sólo con una contraseña también.

Las cuentas mejor protegidas usan tres formas de autenticación:

Algo que Nuestro nombre de usuario.

Algo que Nuestra clave.

Algo que Un código de seguridad que tenemos con nosotros y que permite demostrar que somos quien decimos. Es el que llamamos Segundo factor de autenticación.

Para el segundo factor de autenticación podemos usar aplicaciones como Google Authenticator, o Authy, que son Aplicaciones que instalamos en nuestro celular o computadora y generan un número al azar cada 30 segundos. Ese número será necesario para ingresar a nuestras cuentas de correo y redes sociales.

Algunas redes sociales como WhatsApp no ofrecen un segundo factor de autenticación, sino una segunda clave. Podemos activarla de esta manera:

Agendar en FAVORITOS de nuestro navegador la página del banco, o de los comercios que solemos usar.

Usar Google para buscar el Home banking es peligroso. Muchas veces los delincuentes posicionan como primer opción una página falsa, y al querer ingresar nos roban las credenciales de acceso para robarnos el dinero.

El delincuente le roba el WhatsApp a un conocido nuestro, y luego se hace pasar por ese contacto, y nos dice que necesita vender dólares de forma urgente.

El delincuente, suplantando la identidad de nuestro contacto nos habla amablemente y nos ofrece dólares a bajo costo, y nos da una cuenta bancaria para aceptar el depósito.

La cuenta bancaria no será la de nuestro conocido, sino de un tercero. Esto es algo que tiene que llamarnos la atención.

 

Comentar esta nota