Conectate con nosotros

General

Tandil: hallan tres zorros con posible toxoplasmosis y moquillo

Advierten que los contagios provienen de perros o gatos domesticados

Desde el Centro de Rescate de Fauna Silvestre de Granja Los Pibes de la ciudad de Tandil, informaron que se encontraron tres zorros con posible moquillo canino y toxoplasmosis y revelaron que debieron aplicar eutanasia en todos los casos. Además, advirtieron que los contagios provienen de perros o gatos domesticados.

“Estos ejemplares fueron encontrados en distintas zonas de nuestra ciudad (Centinela, Don Bosco, Cerro de los Pioneros)”, aseguraron desde el centro y añadieron que “fueron llevados a nuestra institución donde luego de una revisión veterinaria, lamentablemente en los 3 ejemplares se tuvo que aplicar eutanasia (sacrificio compasivo para aliviar y evitar más dolor) ya que dichas enfermedades son letales para estas especies de animales”.

Además, comunicaron que “para constatar la presencia de estas patologías se realizaron los estudios correspondientes con el Servicio de Diagnóstico Veterinario de la Facultad de Ciencias Veterinarias de nuestra ciudad”.

A través de un comunicado, y mediante una solicitud de Fauna de la Provincia de Buenos Aires, se adjunta información vinculada al tema para prevenir a las personas del partido de Tandil y la región bonaerense.

En el informe detallan que: 

“El moquillo canino es una enfermedad causada por un virus (Morbillivirus) que afecta fundamentalmente a los perros y se transmite fácilmente por contacto directo con perros infectados. El virus fuera del huésped también puede viajar cierta distancia y contagiar a otros animales. La infección comienza atacando el aparato respiratorio, pero puede afectar a varios órganos incluyendo el cerebro. Es una enfermedad letal para muchas especies de mamíferos silvestres, siendo el perro doméstico el principal agente transmisor”, explican.

Por otro lado, “la toxoplasmosis es una enfermedad causada por un parásito (Toxoplasma gondii), los gatos son los huéspedes, la infección suele contraerse al exponerse a heces de gatos infectados, allí se alojan los huevos de este parásito que pueden ser ingeridos por otro animal. El sistema neuromuscular, intestinal, y respiratorio son los más afectados, los signos clínicos pueden ser convulsiones, vómitos, diarrea, parálisis, fiebre, dificultad para respirar, entre otros. Es una enfermedad de carácter zoonótico, es decir, que afecta a las personas. Esto demuestra que la fauna silvestre que nos rodea no solo se ve afectada por el crecimiento urbanístico de la ciudad sin planificación y de la frontera agrícola ganadera, sino que además influye la responsabilidad del cuidado de cuidar a nuestros animales domésticos (perros y gatos) ya sea a la hora de castrar, de vacunar, o bien dejarlos sueltos en espacios silvestres, siendo ellos mismos posible agentes transmisores de enfermedades en ambas direcciones (a la fauna silvestre o llevando enfermedades zoonóticas a nuestros hogares)”.

Es por ello que “la ausencia del Estado a la hora de educar y concientizar a las personas en temas ambientales y de salud pública, generan en nuestra fauna silvestre problemáticas cada vez más severas influyendo directamente en nuestra calidad de vida a corto y largo plazo”.

“Atravesando una pandemia ocasionada por un virus el cual se contrajo al ingerir o manipular fauna silvestre, tendríamos que tener en cuenta estas cuestiones. El 75 % de las enfermedades que conocemos en las personas causadas por agentes infecciosos (virus, bacterias, hongos, parásitos) son transmitidas por la fauna silvestre al ser humano”, sostienen miembros del centro.

“Las alteraciones que generamos en los ambientes naturales tarde o temprano repercuten en nuestra salud. Cuidando el medio ambiente y respetándolo, nos estamos cuidando nosotros mismos”, finaliza el informe.

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Videos