Conectate con nosotros

Nacionales

Conflicto entre el oficialismo y la oposición por la Defensoría del Pueblo

Esto se debe a que el mandato de Guido Lorenzino llega a su fin en las próximas semanas. El funcionario buscaría permanecer en su cargo

El mandato de Guido Lorenzino frente a la Defensoría del Pueblo llega a su fin en cuestión de semanas y, mientras el titular del organismo de control buscaría permanecer en su cargo, la oposición de Juntos intentará acomodar a uno de los suyos.

Es por ello que el 2022 iniciará con definiciones importantes marcadas por la lucha de fuerza entre el oficialismo y la oposición, además de los acuerdos que empezarán a trazarse con la próxima conformación parlamentaria. 

Uno de los principales organismos en disputa por los cargos vacantes y los próximos a expirar, es la Defensoría del Pueblo, dirigida por Lorenzino. Su cargo, así como también el de los adjuntos, quedará desocupado a partir de enero. Previo a ello, la Legislatura, a través de la formación de una Comisión Bicameral, integrada por siete senadores y siete diputados, definirá su continuidad o el nuevo nombre que reúna los requisitos necesarios de acuerdo a la ley.

Asimismo, fuentes cercanas a Lorenzino consideran que el funcionario no estaría dispuesto a ceder su lugar, pero consideraron que su continuidad estará sujeta a la decisión que tomen los parlamentarios asignados a la tarea.

Anteriormente, Lorenzino fue blanco de críticas, y los senadores de Juntos por el Cambio estuvieron a punto de solicitarle que deje el cargo por sus posicionamientos políticos, al afirmar públicamente en el mes de abril que “la tarea de Defensor del Pueblo debe ejercerse con autonomía e independencia funcional del Ejecutivo”.

Por su parte, los principales referentes de la oposición que resultaron favorecidos por las urnas el 14 de noviembre, como también legisladores e intendentes importantes del AMBA, buscan el cargo de la Defensoría del Pueblo, junto con el de los principales organismos de control.

Es por ello que desde Juntos señalan que el Gobierno, “de alguna manera no quiso avanzar con la negociación de los cargos, quiso hacer una negociación parcial, y por eso nosotros no concedimos ese apoyo, por lo cual la Defensoría del Pueblo ingresó dentro de este mecanismo de evaluación”.

Y, en ese sentido, afirman que “es un organismo que debería estar en manos de la oposición y formará parte de una discusión. Juntos ha demostrado al Gobierno que estamos dispuestos al diálogo pero no a la imposición”.

“Históricamente siempre ha sido un organismo que, de alguna manera, fue concedido a la oposición. Ese criterio sigue estando”, agregaron.

Sin embargo, dejaron claro que “seguimos creyendo que es un organismo que debería estar en manos de la oposición, formará parte de una discusión”.

En ese sentido, mientras los rumores apuntan a que Lorrenzino desea mantener su cargo, desde su entorno aseguran que el funcionario dejará esa determinación en los mecanismos que establece la Ley 14.883, que fue modificada al momento de su designación, en 2016.

De acuerdo a la modificación del 21/12/2016, el Senado y la Cámara de Diputados determinaron que:

El Defensor del Pueblo es el funcionario titular de la Defensoría del Pueblo, que se integra además con dos Adjuntos Generales y dos Adjuntos: Adjunto de Derechos Humanos y Sociales y Adjunto de Derechos de Consumidores y Usuarios (Artículo 1).
Para la elección del Defensor del Pueblo, los Adjuntos Generales y los Adjuntos quedará constituida en el ámbito de la Legislatura de la provincia de Buenos Aires una Comisión Bicameral integrada por siete Senadores y siete Diputados, la que dictará su reglamento de funcionamiento (Artículo 2).
La duración del mandato del Defensor del Pueblo, de los Adjuntos Generales y de los Adjuntos será de cinco años, pudiendo ser reelegidos solo por un período. Si han sido reelectos como Defensor del Pueblo, Adjunto General o Adjunto no podrán ser elegidos para ninguno de esos cargos (Artículo 3). 

Por su parte, Walter Martello, no ocultó que tiene la intención de seguir en su puesto a partir del 12 de enero de 2022, cuando finalice su actual mandato. 

Martello, afirmó que “nuestro mandato concluye el 11 de enero. La intención personal es continuar. Es un organismo en donde me siento cómodo”. En sentido, agregó que “la conducción me dio la oportunidad, después de ser legislador, de incorporarme a un espacio que tiene que ver mucho más con la gestión y resolución de conflictos directos”.

En cuanto a las negociaciones opinó que “Veremos cómo transcurren estos dos meses sabiendo que es una decisión de ambas cámaras de la Legislatura y que se precisan los dos tercios de aprobación”.

Con respecto a si existe diálogo con el bloque de la oposición en relación a la posibilidad de continuar en el cargo, Martello señaló que “En mi caso personal, no, porque es una gestión propia de los legisladores”, y detalló que desde su posición anterior como legislador “esos diálogos se dan ahí, y los mecanismos que dan continuidad a los mandatos ya están en la ley y deberá decidirse en el corto plazo, teniendo en cuenta la fecha del 11 de enero, que, en caso de no resolverse, quedaría el organismo en situación de vacancia y sería una situación constitucional complicada”.

Además añadió que “la ley también nos impide tener posiciones políticas partidarias; ahí no nos podemos expresar, y es una decisión que debe tomarse a través del diálogo en las cámaras. Esperamos que haya un diálogo que propicie que no haya una acefalía, como ocurre en Nación, que hace doce años que no se elige un Defensor”. 

“En mi caso personal me siento cómodo en este cargo, y si la Legislatura lo convalida, obviamente, me gustaría continuar, pero depende de qué resuelven los legisladores”, concluyó.

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Videos