Conectate con nosotros

Nacionales

Solicitan que se procese al líder de “Los Monos” por el secuestro del hijo de un empresario

Además, los fiscales del caso le solicitaron al juez federal 3 de Rosario, Carlos Vera Barros, procesar a otras 16 personas, acusadas de integrar la banda narcocriminal “Los Monos”

Un equipo de fiscales federales pidió que se realice el procesamiento con prisión preventiva al líder de la banda “Los Monos”, Ariel Máximo “Guille” Cantero, por el secuestro extorsivo en relación al comercio de drogas del hijo de un empresario de la localidad santafesina de Arroyo Seco, quien de acuerdo a lo informado por fuentes judiciales, fue capturado el 23 de julio y después de que se realizara el pago de 10 mil dólares y algunas joyas.

Además de Cantero, Carlos Vera Barros,  fue detenido luego recibir siete condenas por las que acumula penas por 84 años de prisión -apesar de que la ley no permite que esté preso más de 50 años-, los fiscales solicitaron al juez federal 3 de Rosario,que la medida se replicara para las otras 16 personas involucradas, entre ellas un menor de edad-, acusadas de integrar la banda narcocriminal “Los Monos”.

Según lo informado por el Ministerio Público Fiscal (MPF), la presentación fue realizada conjuntamente por los fiscales rosarinos Claudio Kishimoto y Franco Benetti; de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (Ufese), Santiago Marquevich, Pedro Rebollo e Ignacio Rueda, y lo de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), Diego Iglesias y Matías Scilabra.

La petición es para que el juez Vera Barros dictamine el procesamiento con prisión preventiva de “Guille” Cantero y de determinados sindicados integrantes de “Los Monos” por el secuestro extorsivo del hijo del empresario, y por la comercialización de estupefacientes en Villa Gobernador Gálvez.

La organización fue desbaratada en 84 allanamientos dispuestos por el Equipo de Investigación Conjunto (ECI) conformado por la Procunar y el Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Santa Fe.

El secuestro en el que se vieron involucrados inició la noche del 23 de julio pasado, cuando el hijo del empresario y un amigo fueron a un punto de venta de drogas situado en la calle Baigorria al 600, de Arroyo Seco.

En el momento en el que el joven bajó del vehículo, fue interceptado por un Chevrolet Astra, del que descendió un hombre vestido de policía y le dio la voz de alto, mientras que otro apareció por detrás, le dio un culatazo y lo obligó a subir al auto donde había otras dos personas.

La víctima fue trasladada hasta una vivienda ubicada en las calles Simón Bolívar y Bomberos Voluntarios, de Villa Gobernador Gálvez, donde permaneció cautiva por dos horas, periodo en que los secuestradores se comunicaron con sus padres y exigieron dinero por su liberación.

En ese tiempo los secuestradores le enviaron a la madre del joven, a modo de “prueba de vida”, una fotografía del chico con los ojos vendados y dos pistolas apuntándole a la cabeza. Según precisaron fuentes del caso, pensando que era broma, la mujer bloqueó el número del teléfono del que le habían enviado un audio, por lo que los secuestradores utilizaron el teléfono del chico para volver a contactarla.

“Desbloquee a los pibes que le mandaron primero, porque si no a tu hijo no los vas a ver más, así corta la bocha”, le dijeron a la mujer a través de un audio. “Le dimos una hora doña, ya van 10 minutos. Fíjese lo que va a hacer que esto no es joda. Desbloquee a los muchachos porque voy a empezar a verduguear a tu hijo, viste la foto que te mandé, le voy a mandar un dedo”, la intimidaron.

Luego del pago de 10 mil dólares y joyas que fueron entregadas en las cercanías del Puente Cargill, de esa localidad, el joven fue liberado con algunos cortes y fracturas que le provocaron durante el cautiverio.

En base a la indagación, los fiscales requirieron para Cantero, nueve hombres y tres mujeres el procesamiento por los delitos de “secuestro extorsivo agravado por haberse cobrado el rescate exigido, por haberle causado a la víctima lesiones graves y por la participación en el hecho de tres o más personas” y “por robo agravado por el uso de arma y por haberse cometido en poblado y en banda“.

Además le imputaron a Cantero y a otro hombre haber organizado y financiado la distribución y comercialización de drogas, desde el 24 de julio hasta el 2 de octubre de 2021 en las ciudades de Villa Gobernador Gálvez y de Arroyo Seco, para la que utilizaron  una red integrada por seis mujeres, siete hombres y un menor de edad, quienes distribuían y vendían los estupefacientes, con violencia e intimidación.

Asimismo, se le atribuye a la banda la tenencia con fines de comercialización de 73 envoltorios, 109 bolsitas y una bolsa más grande que las anteriores, que contenían droga, secuestrados en tres allanamientos a domicilios de Villa Gobernador Gálvez el pasado 2 de octubre.

En ese sentido, notificó el procesamiento por “tráfico ilícito de estupefacientes, en la modalidad comercio, agravado por servirse de menores de 18 años, ser cometido con violencia e intimidación y por la participación de tres o más personas” de los siete hombres y las mujeres y del joven.

Para el MPF, en los 84 allanamientos simultáneos desplegados a comienzos del presente mes, donde se detuvo a parte de los imputados y se recuperaron celulares utilizados para las llamadas extorsivas, se ratificó que el secuestro extorsivo “no fue producto de un accionar aislado cometido por un grupo de personas que se organizó de improviso“, sino que fue perpetrado por “una agrupación criminal dedicada, entre otras cosas, al comercio de estupefacientes” dirigida por Cantero desde prisión.

Cantero, cuya última condena fue dictada el 30 de septiembre último a 22 años de prisión por instigar desde la cárcel federal de Marcos Paz siete balaceras a domicilios de magistrados y edificios judiciales, ya tiene un antecedente de secuestro extorsivo.

El 24 de octubre de 2019 el Tribunal Federal Oral Nº 3 de Rosario lo condenó a 10 años de cárcel por el secuestro de un joven de 19 años que “Guille” ideó desde la cárcel santafesina de Coronda en 2018.

A pesar de ello, las dos personas que ejecutaron el secuestro ordenado por Cantero equivocaron la víctima elegida y privaron de la libertad a otra persona, hijo de un carnicero.

Al ser conscientes del error, se comunicaron con Cantero –que estaba en la prisión- y a modo de broma el jefe de “Los Monos” le dijo a uno de sus cómplices que le pidiera al padre “dos kilos de asado”. El joven fue liberado a los pocos minutos, pero “Guille” fue condenado de todas maneras a 10 años por secuestro extorsivo.

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Videos