Conectate con nosotros

Música

50 años de Imagine

La obra de John Lennon está inspirada en el libro Grapefuit, que Yoko Ono publicó en 1964.

La idea de transmitir ideas políticas de forma edulcorada adoptó su máxima expresión en la canción Imagine, que se volvió un himno para toda la humanidad gracias a su mensaje de paz, donde Lennon propone un mundo sin fronteras, religiones ni posesiones. Durante una entrevista dijo: “Se trata de que el mundo es uno, las personas son una. Y es tanto una declaración como un deseo. No podemos fingir que estamos divididos en razas y naciones, y podemos seguir fingiendo hasta que dejemos de hacerlo”.

Imagine está inspirada en el libro Grapefuit, que Yoko Ono publicó en 1964, donde establece como consigna imaginar diferentes situaciones. De hecho, la contratapa del álbum contiene una frase sacada de ahí (“Imagina que las nubes gotean. Cava un pozo en tu jardín para meterlas”). En 1980, Lennon admitió que no hubiera podido componerla sin el aporte de Yoko.

La Asociación Nacional de Editores de Música de los Estados Unidos declaró a Imagine como la canción del siglo en 2017.

Pero Imagine además de una canción, es un álbum. Las letras del resto de sus canciones se vuelven menos dulces en I don’t wanna be a soldier mama I don’t wanna die, Gimme some truth y Crippled Inside.

It’s so hard retoma la senda del blues y el rock and roll que influenció a Lennon en sus comienzos. El solo de saxo, al igual que el de I don’t wanna be a soldier mama I don’t wanna die es de King Curtis, que grabó con Buddy Holly y Aretha Franklin.

Lennon le dedicó una de sus canciones más sentidas a Yoko, Jealous Guy, una de sus baladas más conmovedoras. La compuso en la India con otra letra bajo el título de Child of nature y hasta grabó un demo con The Beatles en la casa de George Harrison que puede escucharse en la última reedición del Álbum Blanco.

En Oh my love, Lennon manifiesta que por primera vez sus ojos pueden ver y su mente sentir. “Todo está claro en nuestro mundo”, canta casi susurrando mientras los címbalos tibetanos le dan un toque oriental a esta canción. Por otro lado, en Oh Yoko!, que cierra el álbum, el ex Beatle proclama a los cuatro vientos cuánto la necesita: en el medio de la noche, del baño, de la afeitada o de la nube, él llama su nombre. Se trata de una melodía alegre compuesta en 1968 y es su única grabación como solista en la que toca la armónica.

“Los momentos más felices de mi vida son los que he vivido desde que conocí a Yoko”, reproduce en su libro Imagine. “Somos dos mitades y, juntos, estamos completos. Creo que la mitad –musical, filosóficamente y en todos los demás sentidos- se debe a la influencia de Yoko como mujer y como artista”.

El mensaje edulcorado y el sonido más ligero habían funcionado e Imagine, el álbum, fue un éxito de ventas y su primer número uno. Estos cincuenta años demostraron también que se trata del clásico más grande que grabó un Beatle en solitario. John dejó un mensaje universal que medio siglo después sigue siendo una bandera para todo el mundo.

Como dijo Yoko en su canción Now or never (coproducida por su marido) en 1973: “un sueño que sueñas tú solo no es más que un sueño, pero un sueño que sueñas junto a otros es realidad”.

Tagged as John Lennon

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas Noticias

Videos