Conectate con nosotros

La Región

Iban a hacer cloacas en Abasto, pero los fondos serán para obras en la avenida 51

Es por la imposibilidad para conectarlas a la planta de tratamiento de efluentes. Harán trabajos en Avenida 51 y también transferirán parte de esas partidas a City Bell.

Unos 37 millones de pesos que estaban destinados a la construcción de cloacas en el barrio Nuevo Abasto, serán reasignados para el reacondicionamiento del centro comercial de City Bell y del tramo de la avenida 51 comprendido entre las calles 4 y 6.

Así será si el Concejo Deliberante aprueba una propuesta del Ejecutivo en ese sentido, frente a la imposibilidad técnica de desarrollar el proyectooriginal en esa zona del oeste, y cuyo financiamiento -de afectación específica- , ahora quiere redireccionar hacia otras iniciativas de infraestructura urbana.

Se trata de un proyecto de desarrollo urbano de 149 millones de pesos que el gobierno de Julio Garro inició en 2017 para el barrio conocido como “Nuevo Abasto”, ubicado en la zona de 520 y 213, donde viven cerca de 500 personas y que preveía inicialmente el entoscamiento de las calles, la instalación de alumbrado público, la realización de cuatro plazas, la extensión de la red de agua potable y la construcción de cloacas.

Sin embargo, ahora, desde el Ejecutivo advirtieron que existe una “imposibilidad técnica” para este último trabajo, debido a que la planta de tratamiento de líquidos cloacales que opera la cooperativa de esa localidad “no cuenta con capacidad para recibir los efluentes de las instalaciones que se pretendían hacer y cualquier decisión de ampliación está supeditada a un litigio judicial en la que esa planta se ve envuelta, en una situación ajena al municipio”.

Por eso, afirmaron, mientras analizan “una solución” para ese impedimento, en el municipio buscan autorización para reasignar los 37 millones de pesos que iban a ser destinados a esa cloacas para realizar otras obras de infraestructura urbana, en este caso, la puesta en valor del centro comercial de Cantilo y el ensanche de veredas en la avenida 51 entre 4 y 6. Pero como se trata de fondos provenientes del gobierno nacional con asignación específica, Garro debió firmar una adenda requerida para que sea autorizado ese redireccionamiento, la que ahora deberá ser ratificada por el Concejo Deliberante.

Desde el Departamento Ejecutivo sostuvieron que “el dinero para la obra está”, y advirtieron que frente a los impedimentos en realizarla, que son “ajenos a la Comuna”, se resolvió solicitar esta autorización para “no perder un monto importante que sí o sí debe ejecutarse en el transcurso de este año”.

OBJECIONES Y POLÉMICA

El expediente ingresó al Concejo la semana pasada, enmarcado en un artículo del reglamento interno del deliberativo para su “urgente tratamiento”, y fue expuesto para el conocimiento de los concejales durante la reunión de la comisión de Hacienda que se llevó a cabo el martes, cuando también se dio despacho a dos proyectos para condonar deudas por unos 17 millones de pesos a los clubes de Gimnasia y Estudiantes.

 Fue acompañado, además, de otra adenda que modifica el proyecto original de urbanización del barrio Puente de Fierro, en la zona de 23 y 90, aunque en este caso no se propone la reasignación de partidas ni se abortan proyectos sino que se reubican algunos de ellos, por ejemplo, se cambia de lugar una plaza. En este último caso no se expusieron oposiciones, sin embargo, respecto a los fondos destinados a Nuevo Abasto, el peronismo mostró, al menos en esa instancia, sus reparos y al menos al final de ese encuentro no se manifestaron voluntades de acompañamiento a la norma.

La crítica del bloque de Unidad Ciudadana se centró en que, si existe un impedimento para la construcción de cloacas, al menos, esos fondos debieran destinarse a otro tipo de obra en la misma zona. E incluso se hizo presente en la reunión un dirigente de la CTA que, en representación del barrio, pidió que los vecinos del barrio sean oídos. Desde Cambiemos se insistió con que el resto de los trabajos de desarrollo urbanístico en el lugar “se están realizando” y defendieron su reasignación a las obras de la avenida 51 y la calle Cantilo porque “simplemente, son las que se están ejecutando ahora”.

En el entorno del Intendente advirtieron que ambas cuestiones se enmarcan en los dos ejes de desarrollo urbano planteados por su gestión: el de la urbanización de los asentamientos más postergados, por un lado, y el de la renovación de los principales centros comerciales, por otro. Ahora el oficialismo busca lograr el acuerdo para el respaldo del Concejo.

Fuente: eldia.com

Continue Reading